Cualidades versus Virtudes           LA EMPATÍA

        Cualidades versus Virtudes            LA EMPATÍA

Uno de los actos de Caridad más elevados del ser humano es sentir Empatía por el que sufre... ¿Qué es esto de la Empatía?...

Es la capacidad que tenemos de comprender y compartir los sentimientos de otra persona ante distintos tipos de experiencia, en la cual uno es capaz de ponerse en la situación emocional del otro.

Además, consiste en entender y comprender a una persona desde su punto de vista en vez del propio. Sin embargo, es un base de solidaridad a la angustia de los demás.

Aristóteles afirmaba que el ser humano era un "animal político", es decir, que es una creatura social y siente la necesidad de asociarse con otros semejantes para poderse realizar como tal.

Este principio en el que el individuo se preocupa por los otros y más allá de los otros. En Occidente, la denominación "urbanidad" y en Oriente (Japón), es un término de la cortesía japonesa, que se relaciona con la persona que sabe anticiparse a las necesidades o peticiones de los demás, poniéndose en su lugar para que sean felices.

La compasión o altruismo no ofrece la significación precisa cuando se quiere expresar el término "Empatía" que tiene vigencia en nuestro vocabulario apenas desde el año 1909. El concepto de la empatía parece estar ligado al campo de la ciencia reciente como es la Psicología. En la actualidad se ha desarrollado sin importar las diferencias de cultura en su estrategia de comunicación.

Debemos recordar que, aunque el término es reciente, encontramos muy definido el concepto desde la antigüedad, por ejemplo, en Job (II: 11-13) ... Al darse cuenta de que Job sufría lo indecible, a resulta de las calamidades que le habían sobrevenido, sus amigos fueron considerados y lo acompañaron durante varios días, sin entablar conversación, lo consolaron y acompañaron en su dolor, se sentaron en el suelo con él, y durante siete días y siete noches estuvieron allí, sin decir una sola palabra pues veían que el dolor de Job era muy grande.

Ya San Mateo nos da algunas recomendaciones, sin duda derivadas del contacto con Nuestro Salvador, y nos dice: "Hagan ustedes con los demás como quieran que los demás hagan con ustedes, porque en eso se resume la Ley y los Profetas" (Mat. VII, 12). El mismo San Mateo, en XXII, 39, nos dice: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo".

Resulta que este mandamiento es el complemento del primero, y se debe entender que, después de amar a Dios sobre todas las cosas, debe uno amar al prójimo como a sí mismo.

No hay nada nuevo bajo el sol. Este principio ético y cristiano, es nada menos que la Caridad, y la Empatía... ¡no es otra cosa que una cara más del divino prisma del amor!

Así que, el ponerse en los zapatos del otro, o ponerse bajo la piel del prójimo... ¡eso es la Empatía!

San Pablo lo resume en una forma magistral en la Primera de Corintios (XII: 25-26): "Que cada miembro del cuerpo (de creyentes) se preocupe por los otros. Si un miembro del cuerpo sufre, todos los demás sufren también; y si un miembro recibe atención especial, todos los demás comparten su alegría".

Todo el Evangelio y las Epístolas de los Apóstoles nos urgen a la Caridad, hoy llamada "Empatía". El Nuevo Testamento está rebosante de ejemplos y recomendaciones... ¡para ponernos en los zapatos de los demás!

SAPIENTIA LDI

EDITORIAL