SUPER JALISCIENSES

En Jalisco seguimos en contingencia y bajo amenaza del "botón rojo". La ciudadanía sigue en peligro y muchos jaliscienses andan "paranoicos" con el COVID-19.

Si vas al ISSSTE, al IMSS o a cualquier dependencia de Salud estatal, ves a un personal reducido y asustado. Te ven como un riesgo para sus vidas y te mantienen a distancia, mientras que ellos parecen astronautas con tanta protección. No les importan los enfermos y aplican la ley de que sólo los graves tienen derecho, eliminando para darles servicio al 80% de los enfermos -a muchos de ellos suspendiéndoles servicios permanentes como hemodiálisis, radiaciones, etc., o servicios quirúrgicos-.

Hay casos como el Dermatológico, en el que el personal sanitario elige a los afortunados, con la excusa de que hay mucha demanda y pocos médicos en servicio. Al pasar a los edificios, se ven unas instalaciones vacías y el personal como guardias de seguridad. Están acatando la recomendación del Palacio Nacional, en que el Presidente aconsejó que los enfermos se curen en casa y que "el pueblo cura al pueblo". Los enfermos deambulan por la ciudad mientras los hospitales siguen vacíos. Tan no les importa la población, que en lugares de reunión (restaurantes y cafés), siguen semivacíos y con estrictas medidas de control. Si vas a una plaza comercial te toman la temperatura unas 14 veces y te atiborran de gel antibacterial durante el recorrido.

Si la Pandemia fuera en realidad un peligro, el Gobierno Estatal sería parejo e implementaría medidas reales para proteger a la población y no sólo algunos cosméticos.

Si el problema fuera la acumulación de personas en sitios cerrados, ya habrían puesto manos a la obra y obligarán a los dueños de las rutas de camiones, en los que se mueven a diario cientos a de miles de jaliscienses por la metrópoli, a poner más unidades para bajar la cantidad exorbitante de pasajeros por unidad, y mantener la "sana distancia" ... pero si usted es un pasajero común, tiene que luchar durante las horas pico a codazos contra las mochilas a la espalda y el sobrecupo que bloquea pasillos y estribos. Hay momentos en que los pasajeros "parados" superan al doble a los que van sentados...

¡Aah! ¡Eso sí! ... No te dejan subir sin cubrebocas y con el cambio exacto para las alcancías que han implementado.

Al parecer, los jaliscienses somos "inmunes" al COVID-19. De otra forma ya habrían muerto el 70% de la población porque el resto anda en automóvil. Podemos deducir de esta observación que... ¡los jaliscienses somos una raza superior, que enfrenta la pandemia a puro valor mexicano y que el virus nos hace los mandados!