REIVINDICADORES DE LOS PUEBLOS

Cuando cayó el muro de Berlín y se empezó a hacer patente el desmantelamiento de toda la estructura de la dictadura más atroz y despiadada que la humanidad tenga recuerdo, muchos pensamos que ese sistema había quedado prescrito, que el ser humano sepultaría para siempre este sistema despiadado y cruel, donde millones de seres humanos, con sus anhelos y deseos legítimos de libertad y para sí y su familia, fueron esclavizados, obligados a vivir en la miseria y siempre vigilados, no poder disentir hasta en lo más insignificante, atemorizados por las policías secretas, represoras despiadadas al servicio de las elites gobernantes que por cierto nunca sufrieron las carencias de sus gobernados que decían representar y defender.

Que en la actualidad siga habiendo grupos de políticos que sigan profesando tal filosofía política que sigan repitiendo los mismos principios, argumentos, silogismos, y por más que se les rebata con argumentos que nos da la historia, que se les argumente que no hay ni un solo caso, ni un solo país que pueda presumir de que su sistema socialista redimió al pueblo, que da las libertades mínimas necesarias para que el ser humano se desenvuelva y desarrolle sus capacidades en provecho de su familia y de la sociedad a la que pertenece, en fin no hay ni un solo ejemplo dende se haya generado libertad, prosperidad, bienestar. En todos los países donde se ha implantado este sistema, el Estado se convierte en amo y dueño de voluntades, da ordenes que se cumplen a reja tabla, el ser humano de carne y hueso es un ser que es una parte ínfima de la gran maquinaria que es el Estado, que es el que importa.

Podemos poner varios ejemplos para sustentar lo antes dicho y en primer lugar mencionaremos el ejemplo clásico, la hoy extinta URSS, que fue el primer país en el que se implantó tan nefasto sistema y lo único que provocó fue la muerte de millones, sufrimientos al pueblo, fracaso económico y a quien quiera conocer más al respecto le recomiendo leer al gran escritor ruso Aleksander Solzhenitzyn. Korea del Norte es un ejemplo "viviente" de lo que son capaces de hacer los dirigentes que profesan la ideología comunista, una familia de dictadores, Kim Il-Sung abuelo del actual dirigente, en 1948 tomó el poder de dicho país y hasta la actualidad su nieto gobierna con mano de hierro, ha sufrido hambrunas que han provocado cientos de miles de muertes, la última de ellas la de los años 1995-1998 donde ellos mismos reconocen la muerte de 210, 000, pero hay datos que mencionan la cantidad de 600 mil a tres millones de fallecidos por tal causa.

En América tenemos a Cuba, la familia Castro sigue siendo la que gobierna y utilizan a Miguel Díaz-Canel B como su pobre títere, su gente vive en la más extremas de las pobrezas, la comida y el vestido son racionados como es práctica cotidiana en estos sistemas y desde que cayó la URSS su precariedad económica es cada vez peor, aunque en los años de bonanza de los venezolanos recibieron, de ellos, mucha ayuda económica, sus fracasos los atribuyen siempre a los yanquis. Nicaragua con Daniel Ortega a la cabeza es una calca del sistema cubano y de igual manera su represión a cualquier disidente es feroz y despiadada. Venezuela con la mayor reserva petrolera y que tuvo su época de bonanza cuando el precio estaba alto, para desgracia de la gente de a pie, la corrupción aumento en la misma proporción, los únicos beneficiados fue la clase dirigente quienes dilapidaron miles de millones de dólares, no invirtieron y gran parte fue pillado por los "defensores del pueblo", a la gente que dicen defender la tienen reprimida, cualquier opositor es amedrentado y considerado agente del imperio y exhibido como enemigo del pueblo, claro está que lo han hecho con la ayuda del servicio secreto cubano, que para eso son hermanos, no faltaba más y a quien no le guste que se valla y efectivamente cientos de miles han salido y muchas veces causando lastima pero con el deseo de un poco de libertad que en su patria los tiranos se las niegan.

Esos son los ejemplos que consideramos son más que suficientes para demostrar que tal sistema político lo único que ha aportado a la humanidad son experiencias de sufrimiento y desesperación, frustración, claro que han logrado la igualdad que tanto predican y quieren tanto a los pobres que los han producido por millones, la miseria los iguala a todos, bueno casi a todos, los dirigentes sufridos y abnegados se ven en la odiosa necesidad de vivir como los odiados capitalistas, llenos de lujos y prebendas, de sus cuentitas bancarias bien abultadas, que estén en las paraísos fiscales creados por los capitalistas es algo que repudian y detestan pero se aguantan en prueba del sacrificio que su puesto les impone, ya no se pertenecen a sí mismos, son del pueblo, deben seguir trabajando por su gente, por seguir luchando contra los opresores del proletariado y no descansaran hasta extinguir al odiado enemigo de los pueblos.

Cristóbal Ortega L.