¡EL ESLABÓN SIGUE PERDIDO!

Los últimos 25 años han sido los peores para la teoría de la Evolución de Darwin. No hay científico -del ramo- en la actualidad que se tome en serio, si sigue apoyando, difundiendo o enseñando el "origen de las especies". De estar durante años como una verdad científica ahora es conocida como un MITO. El paleontólogo Colín Paterson, en una conferencia entre colegas cuestionó a su auditorio con la siguiente pregunta: "¿Alguien puede decirme algo que sea verdad sobre la Evolución?

También se cuestiona que en la actualidad no se tiene ni la menor idea de cómo surgió la vida de manera espontánea, afirmando que no existe ni una sola proteína que haya surgido también en forman espontánea. Nadie ha podido sacar de la nada el más mínimo organismo con vida.

Han averiguado en el ADN algún signo o presencia vestigial ("basura") de ADN´S intermedios y ...nada.

También han averiguado en los mecanismos intercelulares y han surgido retos interesantes como el de Michael Behe, un bioquímico de los E.E.U.U. que introduce su noción de "Complejidad irreductible", que sostiene que la presencia de muchos sistemas bioquímicos indica que son resultado de un "Diseño inteligente" y no de un proceso evolutivo. Es decir, se plantea en la "Caja Negra" de Darwin que en el origen de la vida están todas las partes o de lo contrario, éstas no funcionan. Es como desarmar un reloj mecánico, lanzar las piezas y esperar que caiga armado y funcionando; es una probabilidad contra la de una cifra de 40 ceros.

También, después de muchos años de investigaciones y excavaciones no hay ni rastro de algún "eslabón perdido" y los pocos que nos han mostrado han sido puros fraudes. ¡No existen fósiles intermedios entre las especies! (¡lo grita la naturaleza!).

Igualmente se habla de una postura para avalar el Darwinismo y es la de achacarle la evolución a los virus, pero resulta que estos bichos, no pueden alterar positivamente el ADN de las especies porque al interactuar lo que resulta es una enfermedad o mutación negativa.

Todo conspira en contra de la teoría de Darwin; no hay una sola prueba bioquímica ni fósil para demostrarla.

Los evolucionistas deberían conformarse con el relato del Génesis y se quitarían de necedades. Qué afán de negar lo evidente. Si analizas un reloj, lógicamente supones un relojero, pero ... ¡no!, siguen negando al "Dios innecesario".

¿Cómo explican los 100 millones de células fotorreceptoras de la visión y su relación con las proteínas?

¡El Darwinismo no es verosímil ni para el origen de la vida ni para la diversidad de especies ni la Evolución!

¡Si mi abuelita tuviera ruedas...!

SAPIENTIA LDI
EDITORIAL